Labores en la sombra PDF Imprimir E-mail

Desde Talavera hacia Extremadura las riberas del Tajo se ondulan en suaves colinas. Tierras ocres de cereal y verdes manchones de regadío por Oropesa, Puente del Arzobispo, Lagartera, Azutan....pueblo limpios y hacendosos que conservan la paciencia y la sabiduría artesanal de los arabes que tuvieron aquí su frontera. En la cultura tradicional de estos pueblos las mujeres son depositarias y maestras de labores que aportan una valiosa ayuda a la economía familiar.

argaiv1189

Desde el siglo XV se estableció en estos lugares una forma de producción fragmentada, que rompía el control total del proceso propio de los gremios artesanales. Pequeños empresarios de lagartera distribuyen por los pueblos de la zona las tareas en que cada familia, desde hace generaciones, se ha especializado.

  • marcar vainicas de cabecilla
  • sacar hilos
  • hacer siembra con variedades de caceria, cardo, picos, uvas, rosas baldosines...
  • el cuaje
  • la puntada

Una sola familia difícilmente podría dominar todo el proceso, y así la tela pasa de mano en mano, de casa en casa, según una secuencia prevista, en que cada fase precisa una habilidad compleja y minuciosa que requiere una larga especialización transmitida de madres a hijas. Finalmente los empresarios-comerciantes recogen por los distintos pueblos las piezas concluidas y las hacen lavar y planchar con rodillo, según la técnica que se guarda celosamente en lagartera.

Algunos talleres mecanizados intentan ahora simplificar y abaratar el proceso, pero solo la conjunción exacta de miles de puntadas, los movimientos precisos de manos sabias y ojos cansados, los gestos cadenciosos y la conversación suave a la sombra de la parra, pueden producir el verdadero milagro de estas labores.